5.5 C
Majadahonda
/ 2 marzo 2024

Ramón Moreno: «Mi misión es relacionar las experiencias del beato Amadeo y las obras de Leonardo»

Ramón Moreno: «Mi misión es relacionar las experiencias del beato Amadeo y las obras de Leonardo»

El escritor barcelonés Ramón Moreno López de Ayala nacido en 1970 y licenciado en Ciencias económicas y empresariales, ha descubierto que la fuente de inspiración de Leonardo para pintar “La Virgen de las rocas” fue un manuscrito prohibido del siglo XV

Dicho documento, titulado «Apocalypsis nova», fue escrito por el portugués Amadeo de Silva, hermano de Santa Beatriz de Silva, un eremita franciscano que experimentó ocho arrebatamientos al cielo. El manuscrito se completó antes de su fallecimiento en Milán en 1482.

El libro, ya disponible en Amazon, «LA VISITACIÓN por Leonardo da Vinci según el “Apocalypsis nova”» (El verdadero origen de «La Virgen de las rocas»)”,  establece una conexión entre la obra maestra “La Virgen de las Rocas” y el quinto rapto celestial del beato.

«Presencié eventos impensables»

¿Cuándo nace su pasión por el arte?

Hace veinte años, comencé a pintar con óleo de manera compulsiva. Ahora comprendo por qué. No se puede observar a un pintor sin entender cómo se pinta. Esta experiencia me ha ayudado a descubrir simbolismos numéricos ocultos en las obras de grandes pintores como Leonardo da Vinci.

A pesar de tener una licenciatura en Ciencias Económicas y Empresariales, su vida profesional ha tomado el rumbo de la investigación histórica y artística. ¿Cómo se produjo este cambio?

Había algo que no encajaba. Desencantado, busqué el sentido de la vida y de mi propia existencia, algo que hoy día parece más necesario que nunca. Sentí que mi destino iba más allá de las expectativas sociales y del mundo que me rodeaba. Este sentimiento me llevó a realizar una peregrinación al santuario mariano de Medjugorje, en Bosnia-Herzegovina.

Al enterarme de las apariciones de la Virgen desde 1981, me sentí fascinado y triste al mismo tiempo, cuestionándome por qué no lo supe antes. Mi decisión de explorar este camino fue fortalecida por el testimonio de la madre de un amigo íntimo, que compartió sus experiencias en la peregrinación y el milagro que presenció en el sol.

Así que me embarqué en ese viaje iniciático en el que presencié eventos impensables que aún hoy resulta difícil asimilar. La experiencia influyó en mi percepción del mundo y mi enfoque hacia la investigación histórica y artística.

El milagro del sol

RMLA Books| vía X

¿En qué momento decidió especializarse y escribir sobre misterios ocultos de la historia?

Desde mi experiencia en Medjugorje, continúo observando el milagro en el sol. El milagro que observo en el sol ya lo vio similar, durante cuatro días, el papa Pío XII en 1950. Esto le ayudó a proclamar el dogma de la Asunción de la Virgen María.

En el lugar del sol emerge una suerte de disco blanco que se engalana con una luz blanca y gloriosa, como ionizada o de plasma, dentro de la cual se circunscribe. En su movimiento, pues debe acompañar la trayectoria celeste del astro sol, configura un borde de luz transparente, con tonalidades azules y rojas por igual, que lo circunvalan y que entiendo que evocan el agua y la sangre surtidos tras la lanzada de Longinos a Jesús en la cruz.

Al investigar su significado he topado con misterios históricos que he conseguido desentrañar de manera fabulosa. Descubrí que lo que observo en el sol es un signo apocalíptico, porque viene descrito en el Apocalipsis 21, 23. Del versículo anterior, extraje la clave para resolver la parte superior de la firma de Cristóbal Colón. El resto también lo conseguí descifrar. La confirmación de la decodificación correcta la encontré con asombro en un museo.

Una pintura, «La Virgen de Cristóbal Colón» en el Lázaro Galdiano de Madrid, la representa como una alegoría. Así lo cuento en la novela «La revelación de la firma de Colón», primer volumen de la serie «El sello de Dios». Después, apareció Leonardo en escena. «La Virgen de las rocas», «Santa Ana, con la Virgen y el Niño», el «Hombre de Vitruvio», «La Última cena», «La Gioconda», y el conocido como «Autorretrato» (anciano), son los misterios que me fueron saliendo al paso como quien tira de un hilo, y que he conseguido desentrañar. Por eso nadie hasta ahora ha podido desvelar estos misterios. Había que buscar en otro lado…

¿Por qué las pinturas parecen tener relación con misterios divinos?

He descubierto que las pinturas adquieren una dimensión y trascendencia mayor de la que suponíamos. Leí que Dios presentaba a la vidente estigmatizada Ana Catalina de Emmerick (1774-1824) sus visiones en forma de cuadros místicos.

En estos cuadros podía interpretar, como en un libro, lo representado con una comprensión perfecta, profunda y divina: «Y así vi muchos cuadros de su vida», «Estas visiones las veo pasar como en un cuadro delante de ella o junto a mí».

La mayoría de sus libros tratan sobre descubrimientos en la vida y obra de Leonardo Da Vinci. ¿Siempre le ha interesado este personaje?

No especialmente. Leonardo ha resurgido con relevancia en el mundo, la cultura y el entretenimiento hace unos cuantos años. Sin embargo, el tan exitoso «Código da Vinci» presentó herejía y mentira. Pero puso la lupa sobre el personaje.

Ahora, lejos de esa falsedad que se nos ha vendido, Leonardo muestra su verdadera luz y misión redentora en la humanidad. Una misión de la que él, probablemente, no fue muy consciente. Pero Dios actúa tejiendo los hilos del destino y nosotros somos meros actores muy remotos, como decía el arcángel Gabriel en el «Apocalypsis nova» al beato Amadeo de Silva.

Y es ahora, en estos tiempos tan atribulados y en los que la mentira parece triunfar, que la iluminación detrás de las obras de Leonardo debe ser revelada. Ya lo dijo su biógrafo Giorgio Vasari: «toda acción suya es tan divina, que deja atrás a las de los demás hombres, lo cual demuestra claramente que obra por un don de Dios y no por adquisición de arte humano».

Ramón Moreno con sus libros «El sello de Dios» y «La visitación de Da Vinci»

«He dedicado días y noches a investigar lo inimaginable»

Imagino que para llegar a sus descubrimientos ha tenido que investigar mucho. ¿Cómo ha sido el proceso?

Desde 2016, he dedicado días y noches a investigar lo impensable, lo inimaginable. Mi intuición, guiada por el Espíritu Santo, junto con las herramientas tecnológicas actuales e Internet, ha sido clave. Por suerte, muchos documentos y libros están digitalizados, permitiendo a aquellos que no pueden viajar acceder a través de la web.

En la Biblioteca Nacional de España en Madrid, encontré una copia en latín del «Apocalypsis nova». Otras copias estaban en la Biblioteca del Real Monasterio de El Escorial y la Biblioteca Apostólica Vaticana. El manuscrito revela profecías y misterios que han influido en la historia de una manera que desconocemos.

Por suerte, ahora podemos comprobar cómo inspiró «La Virgen de las rocas», como demuestro en el nuevo libro «LA VISITACIÓN por Leonardo da Vinci según el “Apocalypsis nova”» (El verdadero origen de «La Virgen de las rocas» de Leonardo da Vinci). Su precio es alto porque es un libro impreso a color, pero el misterio de Leonardo lo merece.

El manuscrito lo escribió el beato Amadeo de Silva, un eremita franciscano que falleció en Milán en agosto de 1482, poco antes de la llegada de Leonardo a la Corte Sforza. Amadeo fue enterrado en Santa María della Pace de Milán con el manuscrito abrazado al pecho y la nota «Aperietur in tempore» (‘Se abrirá a tiempo’).

Veinte años después, una copia apareció en la cueva de San Pietro in Montorio en Roma, donde Amadeo oraba y fue arrebatado al cielo ocho veces. Bernardino López de Carvajal, cardenal español y embajador de los Reyes Católicos en Roma, ordenó abrir el manuscrito en 1502, temiendo por sus vidas. La expresa prohibición de Dios pesaba sobre su apertura: «ex parte Dei praecipe sub poena mortis».

De manera asombrosa, el arcángel Gabriel había descrito en el manuscrito a los tres papas que se sucedieron durante esos veinte años: Sixto IV (1471-1484), Inocencio VIII (1484-1492) y Alejandro VI (1492-1503), a quien llamaba «la vaca cornuda y el toro que no es buey, Simón el Mago» (en relación con su escudo heráldico y la simonía que ejercitó).

Carvajal, confiando en estas profecías, usó el manuscrito como un oráculo, y creyó ser el Pastor escogido por Dios para la conversión del mundo al cristianismo y la renovación de su Iglesia para alcanzar la plenitud de los tiempos.

Esta idea la sostuvo por haber mandado abrir el manuscrito, y terminó proclamándose antipapa de Aviñón con el nombre de Martín VI. Además, sabía de antemano que los franceses serían derrotados en las guerras italianas, y así lo debió de comunicar al rey Fernando el Católico.

La victoria española sobre las tropas francesas en la batalla de Pavía en 1525 confirmó las profecías del «Apocalypsis nova». Las tropas imperiales de Carlos V lograron una victoria contundente, capturando al rey Francisco I de Francia. Claro está, Leonardo, cercano a los poderosos de la época, no pudo ser ajeno a todo esto. Y debió abrir antes de 1502 el manuscrito. «La Virgen de las rocas», presentada en 1486, así lo atestigua.

He leído que está trabajando en futuros proyectos que implican nuevos descubrimientos sobre las obras de Leonardo Da Vinci. ¿Existe una fecha aproximada para el lanzamiento de un nuevo libro?

No hay fechas establecidas. En la colección «El sello de Dios», relato de manera novelada mis experiencias y descubrimientos, dividiendo la obra en una primera parte histórica y una segunda parte contemporánea. Las obras restantes están a la espera de un repaso.

Actualmente, me estoy centrado en la colección «Misterios ocultos en el arte», donde me enfoco en referencias académicas sin novelar, siguiendo la sugerencia de una responsable en la Biblioteca Nacional. Como en España no recibo ayuda ni atención, busqué en el extranjero.

Mi enfoque académico se ha fortalecido al contactar con Martin Kemp, profesor emérito de la Universidad de Oxford y reconocido experto mundial en Leonardo, para presentar mis descubrimientos a instituciones como el Museo del Louvre de París y la National Gallery de Londres.

A él le prestarán más atención que a mí, ya que apenas una institución me ha respondido con un simple «recibido». Sin embargo, esta historia, que el mundo de momento no acepta, será en el futuro un ejemplo y paradigma de la ceguera y necedad humanas. Esta historia no la supera ni el mejor guion de Hollywood.

¿Tiene pensado seguir investigando misterios ocultos en la historia en el futuro?

Sí, hasta donde se termine el hilo. Esta labor surgió de mi deseo de ayudar al mundo, ascendió al ámbito espiritual y se ha desarrollado de esta extraordinaria manera. Mi misión es relacionar las experiencias del beato Amadeo y las obras de Leonardo, y publicarlo junto con mi testimonio. Espero que la difusión de mis descubrimientos no tome tanto tiempo como ha ocurrido con el manuscrito del beato Amadeo, que ha permanecido velado durante cinco siglos. Esta es la paciencia de los santos.

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS RELACIONADOS