Majadahonda tendrá, por fin, su bajada de impuestos. Así se decidió en el Pleno de septiembre del Ayuntamiento, celebrado el pasado jueves, en el que se aprobó definitivamente, con los votos a favor de Partido Popular, Vox y Ciudadanos, la modificación de las ordenanzas fiscales sobre tasas e impuestos para 2020-2021. Una modificación que supone en torno a 1,5 millones de euros que el Consistorio dejará de percibir en favor de los contribuyentes. 

Son muchas las novedades en este sentido, que se detallan a continuación:

  • – Nuevos incrementos en las bonificaciones del Impuesto de Vehículos, que aumentan para vehículos 0 y ECO y se introducen por primera vez para los que tienen certificado C y D.
  • – Se bonificará el IBI en un 75% en situaciones que favorezcan el fomento del empleo y para todas las concesiones municipales y a los inmuebles declarados de interés social.
  • – Se incrementará hasta el máximo del 50% la bonificación del IAE por generación de empleo indefinido.
  • – Se suspenderán por un año las tasas derivadas de las licencias que afecten a establecimientos comerciales en distintos supuestos.
  • – Se reduce un 50% la tasa de quioscos y del mercadillo.
  • – Se suspende la tasa de ocupación de la vía pública para actividades de dinamización comercial.
  • – Se incrementan las bonificaciones para familiares de primer grado en la plusvalía.
  • – Se bonifica al 95% el ICIO en las mismas circunstancias que las concesiones del IBI.
  • – Se mantiene el IBI a los vecinos en el mínimo legal permitido, uno de los más bajos de toda España. 

Tras el Pleno, el alcalde de Majadahonda, José Luis Álvarez Ustarroz, tildó esta bajada de impuestos de “histórica” y aseguró que “ante la crisis que viene, queremos que el dinero esté en el bolsillo de los autónomos y de las familias”. El primer edil terminó recordando que, con esta disminución de la presión fiscal, el equipo de Gobierno está poniendo en marcha medidas para “activar la economía”.

Por su parte, el primer teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Ángel Alonso, defendió estas medidas que se están tomando desde el equipo de Gobierno porque “aliviar la presión fiscal a familias, autónomos y comerciantes es bueno para revitalizar la economía y crear empleo”.